Proverbios Series Sermones

Proverbios: El Hombre

El Hombre
ISA
Por ISA
      12-06-10
[59 min]

Introducción

En los últimos 50 años el concepto de masculinidad ha cambiado radicalmente. Si antes, un joven de 16 y 17 años podía agarrar un chuzo y una pala, era señal que había llegado el tiempo de trabajar, casarse y producir. Ahora, hombres de 30 a 35 años aún no saben qué hacer de sus vidas, viven jugando computador, no tienen un trabajo definido y están “legalmente” avalados por la sociedad porque aún se consideran “inmaduros”. En la sección de hoy veremos qué es lo que Dios espera del hombre. ¿Para qué los creó? ¿Cómo se vería una iglesia cuyos hombres han entendido su identidad? ¿Cómo se vería una ciudad con este tipo de hombres en ella?


 

Lectura Biblia – Proverbios 30:1-9 (NVI)

30 Dichos de Agur hijo de Jaqué. Oráculo. Palabras de este varón:
«Cansado estoy, oh Dios;
cansado estoy, oh Dios, y débil.
2 »Soy el más ignorante de todos los hombres;
no hay en mí discernimiento humano.
3 No he adquirido sabiduría,
ni tengo conocimiento del Dios santo.
4 »¿Quién ha subido a los cielos
y descendido de ellos?
¿Quién puede atrapar el viento en su puño
o envolver el mar en su manto?
¿Quién ha establecido los límites de la tierra?
¿Quién conoce su nombre o el de su hijo?
5 »Toda palabra de Dios es digna de crédito;
Dios protege a los que en él buscan refugio.
6 No añadas nada a sus palabras,
no sea que te reprenda
y te exponga como a un mentiroso.
7 »Sólo dos cosas te pido, Señor;
no me las niegues antes de que muera:
8 Aleja de mí la falsedad y la mentira;
no me des pobreza ni riquezas
sino sólo el pan de cada día.
9 Porque teniendo mucho, podría desconocerte
y decir: “¿Y quién es el Señor?”
Y teniendo poco, podría llegar a robar
y deshonrar así el nombre de mi Dios.

Proverbios 31:1-9 (NVI)

31 Los dichos del rey Lemuel. Oráculo mediante el cual su madre lo instruyó:

2 «¿Qué pasa, hijo mío?
¿Qué pasa, hijo de mis entrañas?
¿Qué pasa, fruto de mis votos al Señor?
3 No gastes tu vigor en las mujeres,
ni tu fuerza en las que arruinan a los reyes.
4 »No conviene que los reyes, oh Lemuel,
no conviene que los reyes se den al vino,
ni que los gobernantes se entreguen al licor,
5 no sea que al beber se olviden de lo que la *ley ordena
y priven de sus derechos a todos los oprimidos.
6 Dales licor a los que están por morir,
y vino a los amargados;
7 ¡que beban y se olviden de su pobreza!
¡que no vuelvan a acordarse de sus penas!
8 »¡Levanta la voz por los que no tienen voz!
¡Defiende los derechos de los desposeídos!
9 ¡Levanta la voz, y hazles *justicia!
¡Defiende a los pobres y necesitados!»

Acerca del Autor

ISA

ISA

Leave a Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.