Proverbios Series Sermones

Proverbios: El trabajo

El trabajo
ISA
Por ISA
      12-06-03
[46 min]

Introducción

]Si pudieras definir en una palabra el propósito de tu trabajo ¿cuál sería? Chile es uno de los países más trabajólicos de Latinoamérica, sin embargo, no de los que más producen. ¿Cuál es la razón para nuestro desequilibrio laboral? Generalmente las personas se agrupan en dos, los que subvaloran su trabajo o los que se sobre identifican con él. ¿Quién eres tú? En este mensaje tratamos de ver cuál es la visión de Dios del trabajo y cómo espera que lo con esta área tan importante de nuestras vidas. Al fin y al cabo, la mayoría de nosotros pasa el 80% de su día despierto en el trabajo y si no sabemos cómo vincular a Dios en esa área, quiere decir que estamos dejándolo fuera del 80% de nuestro diario vivir.


 

Lectura Biblia – Proverbios 26:1-26 (NVI)

1 Ni la nieve es para el verano,
ni la lluvia para la cosecha,
ni los honores para el necio.
2 Como el gorrión sin rumbo o la golondrina sin nido,
la maldición sin motivo jamás llega a su destino.
3 El látigo es para los caballos,
el freno para los asnos,
y el garrote para la espalda del necio.
4 No respondas al necio según su necedad,
o tú mismo pasarás por necio.
5 Respóndele al necio como se merece,
para que no se tenga por sabio.
6 Enviar un mensaje por medio de un necio
es como cortarse los pies o sufrir violencia.
7 Inútil es el proverbio en la boca del necio
como inútiles son las piernas de un tullido.
8 Rendirle honores al necio es tan absurdo
como atar una piedra a la honda.
9 El proverbio en la boca del necio
es como espina en la mano del borracho.
10 Como arquero que hiere a todo el que pasa
es quien contrata al necio en su casa.
11 Como vuelve el perro a su vómito,
así el necio insiste en su necedad.
12 ¿Te has fijado en quien se cree muy sabio?
Más se puede esperar de un necio que de gente así.
13 Dice el perezoso: «Hay una fiera en el camino.
¡Por las calles un león anda suelto!»
14 Sobre sus goznes gira la puerta;
sobre la cama, el perezoso.
15 El perezoso mete la mano en el plato,
pero le pesa llevarse el bocado a la boca.
16 El perezoso se cree más sabio
que siete sabios que saben responder.
17 Meterse en pleitos ajenos
es como agarrar a un perro por las orejas.
18 Como loco que dispara
mortíferas flechas encendidas,
19 es quien engaña a su amigo y explica:
«¡Tan sólo estaba bromeando!»
20 Sin leña se apaga el fuego;
sin chismes se acaba el pleito.
21 Con el carbón se hacen brasas, con la leña se prende fuego,
y con un pendenciero se inician los pleitos.
22 Los chismes son como ricos bocados:
se deslizan hasta las entrañas.
23 Como baño de plata sobre vasija de barro
son los labios zalameros de un corazón malvado.
24 El que odia se esconde tras sus palabras,
pero en lo íntimo alberga perfidia.
25 No le creas, aunque te hable con dulzura,
porque su corazón rebosa de abominaciones.
26 Tal vez disimule con engaños su odio,
pero en la asamblea se descubrirá su maldad.

Acerca del Autor

ISA

ISA

Leave a Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.