Marcos Series Sermones

Marcos: Jesús y El Paralítico

marcos4
ISA
Por ISA
      11-06-19
[50 min]

Introducción

Si hiciéramos una encuesta dentro de Latinoamérica para averiguar cuáles son los mayores problemas que existen dentro de ella ¿cuáles serían los resultados? ¿Violencia? ¿Educación? ¿Familia? ¿Corrupción? Jesús tendría una respuesta diferente, el problema del ser humano es su indiferencia al Dios que lo creó. Desde ahí nacen el resto de los dramas que aquejan a nuestra humanidad. Lo más importante es que Jesús no sólo hizo el diagnóstico correcto, sino que se presentó como la cura y salida a ese problema. En esta sección veremos cómo Jesús sorprende a una aldea completa al levantar a un paralítico de su camilla y así demostrar que el tiene toda autoridad para conocer las profundidades de nuestros corazones y perdonar la amplitud de nuestros pecados.[/toggle]


Pasaje de la Biblia – Marcos 2:1-12 (Nueva Versión Internacional)
1 Unos días después, cuando Jesús entró de nuevo en Capernaúm, corrió la voz de que estaba en casa.2 Se aglomeraron tantos que ya no quedaba sitio ni siquiera frente a la puerta mientras él les predicaba la palabra.3 Entonces llegaron cuatro hombres que le llevaban un paralítico.4 Como no podían acercarlo a Jesús por causa de la multitud, quitaron parte del techo encima de donde estaba Jesús y, luego de hacer una abertura, bajaron la camilla en la que estaba acostado el paralítico.5 Al ver Jesús la fe de ellos, le dijo al paralítico:
—Hijo, tus pecados quedan perdonados.
6 Estaban sentados allí algunos *maestros de la ley, que pensaban:7 «¿Por qué habla éste así? ¡Está *blasfemando! ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?»
8 En ese mismo instante supo Jesús en su espíritu que esto era lo que estaban pensando.
—¿Por qué razonan así? —les dijo—.9 ¿Qué es más fácil, decirle al paralítico: “Tus pecados son perdonados” , o decirle: “Levántate, toma tu camilla y anda” ?10 Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene autoridad en la tierra para perdonar pecados —se dirigió entonces al paralítico—:11 A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa.
12 Él se levantó, tomó su camilla en seguida y salió caminando a la vista de todos. Ellos se quedaron asombrados y comenzaron a alabar a Dios.
—Jamás habíamos visto cosa igual —decían.

Acerca del Autor

ISA

ISA

Leave a Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.