Proverbios Series Sermones

Proverbios: La vida y la muerte

La vida y la muerte
ISA
Por ISA
      12-07-15
[48 min]

Introducción

Al finalizar la serie del Libro de Proverbios, no hay otra manera de terminarla sino recibiendo el desafío que el mismo texto le hace al lector: prestar atención a las palabras de la sabiduría. En sus 31 capítulos, Proverbios explica que hay dos maneras de recorrer tu vida, con sabiduría o con necedad y esa decisión llevará a todo ser humano a uno de dos destinos: la vida o la muerte. La pregunta de fondo es ¿cual elegirás tú? ¿Qué camino? No escoger, es escoger no escoger. Por lo tanto, te animamos a que optes sin dejarte engañar, porque como dice Proverbios 14:12 “hay caminos que al hombre le parecen rectos, pero terminan por ser caminos de muerte”. Jesús dijo: “yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie va al Padre sino es por mi”. ¿Qué camino optarás? De eso dependerá tu destino.


Lectura Biblia – Proverbios 4:1-27 (NVI)

1 Escuchen, hijos, la corrección de un padre;
dispónganse a adquirir inteligencia.
2 Yo les brindo buenas enseñanzas,
así que no abandonen mi instrucción.
3 Cuando yo era pequeño y vivía con mi padre,
cuando era el niño consentido de mi madre,
4 mi padre me instruyó de esta manera:
«Aférrate de corazón a mis palabras;
obedece mis mandamientos, y vivirás.
5 Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia;
no olvides mis palabras ni te apartes de ellas.
6 No abandones nunca a la sabiduría,
y ella te protegerá;
ámala, y ella te cuidará.
7 La sabiduría es lo primero. ¡Adquiere sabiduría!
Por sobre todas las cosas, adquiere discernimiento.
8 Estima a la sabiduría, y ella te exaltará;
abrázala, y ella te honrará;
9 te pondrá en la cabeza una hermosa diadema;
te obsequiará una bella corona.»
10 Escucha, hijo mío; acoge mis palabras,
y los años de tu vida aumentarán.
11 Yo te guío por el camino de la sabiduría,
te dirijo por sendas de rectitud.
12 Cuando camines, no encontrarás obstáculos;
cuando corras, no tropezarás.
13 Aférrate a la instrucción, no la dejes escapar;
cuídala bien, que ella es tu vida.
14 No sigas la senda de los perversos
ni vayas por el camino de los malvados.
15 ¡Evita ese camino! ¡No pases por él!
¡Aléjate de allí, y sigue de largo!
16 Los malvados no duermen si no hacen lo malo;
pierden el sueño si no hacen que alguien caiga.
17 Su pan es la maldad;
su vino, la violencia.
18 La senda de los justos se asemeja
a los primeros albores de la aurora:
su esplendor va en aumento
hasta que el día alcanza su plenitud.
19 Pero el camino de los malvados
es como la más densa oscuridad;
¡ni siquiera saben con qué tropiezan!
20 Hijo mío, atiende a mis consejos;
escucha atentamente lo que digo.
21 No pierdas de vista mis palabras;
guárdalas muy dentro de tu corazón.
22 Ellas dan vida a quienes las hallan;
son la salud del cuerpo.
23 Por sobre todas las cosas cuida tu corazón,
porque de él mana la vida.
24 Aleja de tu boca la perversidad;
aparta de tus labios las palabras corruptas.
25 Pon la mirada en lo que tienes delante;
fija la vista en lo que está frente a ti.
26 Endereza las sendas por donde andas;
allana todos tus caminos.
27 No te desvíes ni a diestra ni a siniestra;
apártate de la maldad.

Acerca del Autor

ISA

ISA

Leave a Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.